Diseño de modas: que es y como volverse un diseñador

diseno-modaEl diseño de modas es quizá uno de las más populares clases de diseño. Es el tipo de diseño que te puedes encontrar en cada prenda de ropa que te has puesto encima alguna vez. El diseño de modas involucra todo lo relacionado con la belleza de la vestimenta y los accesorios que conlleva.

El diseño de modas tiene el objetivo de abarcar ciertos segmentos de gustos en ropa de los posibles clientes. El diseño de modas debe verse regido por la ocasión, la situación, la edad, el género y los ideales de las personas a quien va dirigido el producto. En otras palabras, el diseño de modas es una clase de arte.

Volverse un diseñador de modas no es cosa fácil. Si, por lo general no necesitas de una educación intensa o una ardua formación, pero definitivamente no es fácil. La industria de la moda es muy competitiva, y tus ventajas serán dictadas por la diferencia que marques.

Para ser un diseñador de modas digno de marcas como Tezenis o Calzedonia necesitas desarrollar algunas habilidades indispensables como tener un buen ojo para identificar colores, necesitas poder visualizar una idea en 3 dimensiones, facilidad para el dibujo es una habilidad de gran ayuda, y por supuesto, saber cortar telas de la mejor forma.

Pero sobre todo creatividad. La creatividad es el motor del diseño de modas. La innovación y la audacia para hacer cosas diferentes vienen derivadas de tu creatividad. La facilidad de tomar inspiración de las situaciones cotidianas de la vida, te ayudarán a mantener tu mente en un estado de creación constante.

No obstante, quedarse conforme con eso sería un error. Siempre debes buscar hacer la diferencia, y si eso significa tomar algún diplomado o un programa educacional relacionado con el diseño de modas, entonces no debes dudarlo.

¿Has visto los calcetines Calzedonia? Esos son un ejemplo de diseño. En ocasiones podrás ver los diseños más locos y atrevidos en calcetines, nunca te habrías imaginado la clase de cosas que podrías incluir en el diseño de los calcetines.

Estos desbordan creatividad y sus colores no siguen más que la única regla de hacer los diseños más innovadores y coquetos que puedan venirse a la mente. Hasta hace poco todos veían el diseño en las prendas de ropa más visibles, y Calzedonia dio un paso adelante al comenzar a resaltar prendas tan aparentemente sencillas como un calcetín. Eso es un ejemplo de creatividad y de astucia para un diseñador de modas.